Quedará prohibido el uso de detectores de radar  ( hasta ahora sólo estaban vedados los dispositivos inhibidores ). El incumplimiento de esta norma llevará aparejada una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos en el permiso de conducción.  Sí se permite utilizar los dispositivos que informan de la posición de los radares.