Nuevo límite de 90km/h en carreteras convencionales

Carreteras convencionales

Antes de Primavera entrará en vigor una modificación de los límites de velocidad en las carreteras españolas. Un Real Decreto modificará el Reglamento General de Circulación (artículo 48) y fijará un cuadro más simplificado de velocidades máximas en las vías. Así, en las carreteras convencionales los límites serán 90 km/h (turismos, motos y autobuses) y 80 km/h (resto de vehículos).

Resto de carreteras

Mientras, en autovía y autopista habrá tres límites: para turismos y motos (120 km/h), camiones y furgonetas (90 km/h) y el resto de vehículos, incluídos autobuses (100 km/h).

Motivos

La razón de esta medida es que se estima que reducir la velocidad en las vías convencionales es clave para contener la accidentalidad. Según el informe de impacto previo elaborado por el Observatorio de la Seguridad Vial de la DGT, esta norma reducirá “un 10% los fallecidos en estas vías”. “Pequeñas variaciones de velocidad de circulación suponen grandes beneficios en términos de seguridad”, señala Álvaro Gómez, director del Observatorio.

Los datos

Varios datos apoyan esa idea: en las carreteras convencionales –que soportan el 77% de los fallecimientos en accidentes en vías interurbanas– se producen el 75% de los accidentes con víctimas y la velocidad inadecuada es la causa concurrente en el 20% de los mismos (dato que sube al 37% de los accidentes mortales en vías interurbanas).

Así, en 2017 de los 1.321 fallecidos en vías interurbanas, 1.013 ocurrieron en vías convencionales, “porcentaje que ha oscilado durante los últimos diez años en el intervalo 76-80%”, confirma un informe del Observatorio de Seguridad Vial y la Subdirección General de Movilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT).

La velocidad inadecuada estuvo presente en 400 de esos fallecimientos. Solo en las salidas de la vía con un solo vehículo se produjeron 367 y en la mitad de los casos había velocidad inadecuada. Además, el índice de letalidad –número de fallecidos por cada cien víctimas de accidente– de las vías convencionales es de 2,7, casi el doble al de autovías y autopistas.

Menos velocidad, menos accidentes

“La velocidad tiene influencia directa en la frecuencia y severidad de los accidentes”, señala el informe “Velocidad y Riesgo de Accidente” de 2018 realizado por la OCDE y el Forum Internacional del Transporte (ITF).

Este informe recuerda que con más altas velocidades de conducción, el número de accidentes y su severidad crecen desproporcionadamente y confirma que reducir la velocidad media 5 km/h en vías interurbanas reduce un 28% los accidentes mortales. Por ejemplo, según el modelo Nilsson –comúnmente aceptado– una subida del 1% en la velocidad media conlleva un crecimiento del 2% en la frecuencia de accidentes con víctimas, del 3% en la frecuencia de accidentes graves y del 4% en el de accidentes mortales.

Recientemente Hungría y Suecia redujeron temporalmente sus límites de velocidad en carretera. En el país nórdico, la reducción de 90 a 80 km/h en sus vías redujo un 41% el número de fallecidos.

¿Qué es la velocidad segura?

Velocidad segura es aquella que asegura que, en caso de accidente, la probabilidad de lesiones a las personas implicadas no supere un determinado umbral. De esta forma: 30 km/h (en zonas de convivencia con vulnerables), 50 km/h (en carreteras con intersecciones) y 70 km/h (en carreteras con riesgo de colisión frontal) son “velocidades seguras”.

Además, cada conductor debe tener en cuenta su capacidad y aptitud psicofísica, el estado del vehículo, de la carretera y las condiciones climatológicas, para circular, por debajo de los límites, a una velocidad que le permita frenar, tomar las curvas, adelantar… en definitiva, con tiempo y espacio suficiente para no sufrir un accidente, ni dejar nada al azar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la OCDE recomiendan un límite de 70 km/h para las vías interurbanas sin separación de sentidos.

¿Qué opinas?

Sin lugar a dudas, todos entendéis que reducir los límites de velocidad tendrá una repercusión directa en la mortalidad en las carreteras. Sin embargo, muchos conductores leerán los datos y seguirán circulando a la velocidad que les parezca. ¿Estás comprometid@ con reducir la velocidad para mejorar la seguridad y reducir la mortalidad? ¿O crees que esto no son más que unos informes alarmistas alejados de la realidad?

Déjanos tu opinión en los comentarios, seguro que entre tod@s podemos mejorar la seguridad en las carreteras

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba